Higiene Facial

45,00

La higiene facial nos ayuda a eliminar todos aquellos agentes externos que ensucian la piel y la deterioran. Nuestro tratamiento permite higienizar la dermis en mayor profundidad y devolverle su aspecto jovial y saludable. Es recomendable realizar higienes faciales con frecuencia, aunque esto dependerá de tu tipo de piel. Lo más importante es que ayuda a eliminar las impurezas y células muertas acumuladas en la capa superficial de la piel; evita que los poros se obstruyan, elimina puntos negros, hidrata en profundidad y devuelve a la piel su brillo y luz natural. La higiene facial es el tratamiento básico para trabajar la piel y el paso previo a cualquier otro tipo de tratamiento más concreto y/o especializado.

Categorías: ,

Descripción

Los tratamientos faciales es una de nuestras especializaciones en Essential Loft. Nos mantenemos en constante estudio e innovación para seguir aplicando la máxima calidad en cabina. En nuestra profesión resulta muy inspirador percibir cómo una piel se va transformando mejorando su aspecto y salud. Es todo un reto descubrir cuál es la verdadera necesidad que tiene cada persona y aplicar un tratamiento facial que aporte solución y motive a nuestros clientes a seguir su rutina en casa para potenciar el resultado. Por ello, nos especializamos en los distintos tipos de tratamientos faciales y realizamos un seguimiento de nuestros clientes con el único objetivo de cuidar tu piel.

  1. Elimina impurezas y células muertas para que desaparezca el efecto de ‘piel sin vida’.
  2. Elimina los puntos negros.
  3. Unifica el tono de tu piel y le devuelve su brillo natural.
  4. Potencia la producción de colágeno, evitando el envejecimiento prematuro de la piel.
  5. En Essential Loft empleamos la cosmética que nos inspira confianza y aporta resultados visibles y duraderos.

El protocolo de la limpieza facial puede variar según tu tipo de piel. Se aplican una serie de pasos con cosmética adecuada, teniendo en consideración en el estado que se encuentra cada piel. 

El primer paso es desmaquillar y/o limpiar en profundidad la piel para prepararla para el tratamiento. Durante la sesión, se realiza exfoliación, extracción, aplicación de peeling, hidratación… Por ello, puede darse el caso que no sea recomendable realizar una limpieza de cutis si tu piel está inflamada como por ejemplo, por aparición de acné agresivo, alergias o piel excesivamente bronceada. Esto te lo comunicará el profesional e, incluso, si lo considera oportuno, te recomendará otro tipo de tratamiento facial. En cualquier caso, la higiene facial es el mejor aliado para tu piel.