Presoterapia

35,00

La presoterapia busca favorecer el drenaje linfático, aplicando presiones de aire sobre diferentes partes del cuerpo. Esta técnica promueve, además, la oxigenación de los tejidos y recupera la elasticidad cutánea facilitando la regeneración tisular. Ofrece una sensación agradable, desde la que estimulamos el sistema circulatorio, contribuyendo a la eliminación de líquidos, grasas y toxinas que generan la celulitis, edemas, linfoedemas y trastornos venosos como las varices.

Categorías: ,

Descripción

En Essential Loft nos hemos rodeado de marcas de cosmética en las que confiamos, así como de la tecnología más vanguardista que nos está permitiendo conseguir resultados visibles, reales y duraderos en nuestros clientes. Trabajamos todo tipo de tratamientos corporales para aportar soluciones a la aparición de celulitis, estrías, cicatrices, grasa localizada, etc. Tratamientos corporales remodelantes, reafirmantes y circulatorios. También programas especializados para cuello y escote. Trabajamos por conseguir un envejecimiento cutáneo más lento para que el cuerpo mantenga un aspecto joven y natural. Nos gusta compartir con nuestros clientes que, la clave de la efectividad de un tratamiento corporal, es acompañarlo de un estilo de vida saludable, práctica de ejercicio y de una alimentación equilibrada.

  1. Estimula y mejora la circulación. Mejora la oxigenación, tono y firmeza de la piel.
  2. Reduce y combate la celulitis.
  3. Reduce edemas e hinchazón de piernas y  se utiliza también para el tratamiento de la retención de líquidos y piernas cansadas.
  4. Estimula el buen funcionamiento del sistema inmune gracias a que estimula y aumenta la circulación de la linfa favoreciendo la eliminación de residuos metabólicos.
  5. En Essential Loft cuidamos todos los detalles para que tu tratamiento corporal sea una auténtica experiencia de bienestar.

La presoterapia no está indicada para:

Pacientes con problemas circulatorios.
Pacientes con problemas cardíacos, hipertensión e hipotensión.
Pacientes que sufren de trombosis venosa profunda, tromboflebitis superficial o insuficiencia arterial.
Pacientes con infecciones o inflamaciones en la piel.
Pacientes con hipotiroidismo.
Pacientes oncológicos.